Todo colorista debe tener sus películas de referencia.

Como colorista audiovisual, el color para mí es junto al sonido, uno de los aspectos esenciales que pueden llegar a hacer a una película memorable. El cada vez mejor trato del color y las continuas mejoras en nuestro sector, hacen cada vez más propicias las intensas sesiones en los estudios de corrección de color. Actualmente todas las películas en más o menos medida pasan por este tipo de proceso con el fin de intentar potenciar situaciones, estados de ánimo e incluso crear estéticas increíbles.

Desde sus inicios, la corrección de color o etalonaje ha estado ligado a la industria cinematográfica y ha sido en este medio donde se ha podido desarrollar tecnológicamente hasta los sistemas más complejos que conocemos hoy. Películas como la Lista de Shchindler, Sin City, Amelie, o incluso la reciente La la land son sólo algunas de las artífices de situar al color grading y sus técnicas, en lo más alto del panorama audiovisual.

BANNER_10%

 

Por eso, desde Colorsm no queremos pasar por alto todas aquellas películas que por su especial trato del color nos han llamado la atención y alguna vez nos han servido de inspiración. Son muchas las que hay, así que te voy a pedir un favor, déjame en los comentarios todas aquellas que te hallan impactado por su corrección de color o colorizado, y entre todos podremos hacer una buena recopilación de estas grandes películas. Mi intención es intentar juntar todas las que me mandéis y publicarlas en artículos posteriores.

¿Cuáles quieres que sean las siguiente?

Drive

Es una de las películas más aclamadas por el público de esta última década. Nicolas Winding Refn envuelve al film en una estética muy particular jugando con ambientes nocturnos combinados con una fotografía (Newton Thomas Sigel) muy cuidada que da como resultado una película visualmente muy atractiva.

Se ven las claras influencias del cine de Lynch en el uso de una paleta cromática saturada, intensa y brillante, que realza el contraste sin nunca perder de vista los negros. Tom Poole, colorista de Company3 y uno de los recientes nominados a los premios AICE, fue el encargado de procesar el color del film. El ambiente nocturno casi constante en la historia y la utilización de las luces como si fueran casi neones, intensifican el interés de la luz cargada de significado.

Ni que decir tiene que si el tratamiento del color no hubiese sido tan especial el film no hubiese tenido la repercusión que tuvo, la conjunción del color con la buena elección de la banda sonora con temas de tintes electro-ochenteros que incluye grupos como New Order, Kandisky o Glass Candy, le dan ese toque a la película que la suben a lo más alto.

Amelie

Dirigida por Jean-Pierre Jeunet y fotografiada por Bruno Delbonnel. Posiblemente la película de más éxito del director francés. Tiene un estilo naif y surrealista inconfundible. Delbonnel juega con ambientes dorados y con colores saturados con una paleta cuidadosamente elegida, que son un factor importante del éxito de la película.

La película recibió muy buenas críticas por su banda sonora compuesta por Jan Tiersen, pero también es conocida por la cuidada selección de colores que Jeunet usó inspirándose en el pintor brasileño, Juárez Machado ya que quería que la estética de la película fuese pictórica. El encargado de llevar los deseos del director a la pantalla fue el francés Didier le Fouest, que utilizo los colores predominantes en la película rojo, verde, y azul para remarcar las emociones de los personajes.

Adentrarse en esa casi perfecta conjunción de música y color es algo único que está al alcance de pocas películas. Una obra de nuestro tiempo que nadie debería perderse.

La la land

La película musical dirigida por Damien Chazelle (Wyplash, 2014) ha sido una de las más galardonadas de la última edición de los Oscars. 14 nominaciones de las cuales 6 se convirtieron en estatuilla, dan al film una plaza en el olimpo de las mejores películas de la última década.

El director de fotografía Linus Sandgren junto al vestuario idílico de Mary Zorphes, ( de la banda sonora habría que hacer un articulo a parte) la película adquiere una armonía de luz capaz de transmitir vitalidad y dinamismo a través de los colores. Los predominantes azul y amarillo nos crean ambientes muy diversos a lo largo del film. La variedad de la paleta aumenta con los colores brillantes que nos acompañan durante la aventura de los dos personajes a través del éxito.  El trabajo de Natasha Leonett a la hora de gestionar la paleta de colores de La La Land es vibrante.

La colorista entendió a la perfección las intenciones tanto del director como del DOP, el color es una de las partes más importantes de la puesta en escena. Con la saturación de colores consigue introducirnos en una atmósfera idílica consiguiendo ese aspecto de musical antiguo hollywodiense.

Posts Relacionados